Atracción

La instalación Atracción tiene como objetivo conceptual la creación de composiciones visuales interactivas que reaccionan al contexto en la que están ubicadas y transformando a los espectadores presentes en elementos esenciales de la creación.

La tecnología detrás del proyecto, una combinación de hardware y software hecho ad hoc, permite obtener una serie de parámetros del entorno que hacen al sistema evolucionar, incorporando al sujeto en la obra y haciéndole partícipe del resultado.

La instalación se ha elaborado mediante un conjunto de imágenes que surgen a partir de la mezcla de material foto-microscópico de comportamientos del polen del olivo con dibujos realizados por inspiración  sobre este material. Con el material se ha establecido una cadencia rítmica de interacción y cambio del flujo de la imagen en pantalla basada en el comportamiento rítmico de las secuencias de reproducción de dicho polen.

Las imágenes y los estudios sobre los comportamientos del polen y otros actores se realizan gracias a una línea de colaboración que se está llevando a cabo con científicos de biología molecular del CSIC de Granada. El proyecto se basa en una metodología transdisciplinar que suma creadores e ingenieros informáticos con científicos, para la elaboración de un entorno digital que permita responder a la complejidad desde la elaboración de obras de naturaleza audiovisual experimental.